Emilio Prados

Duerme el hombre, y la frontera
de su sangre rompe el sueño.
Gota a gota, el universo
se va llenando de estrellas
lágrimas que el hombre sueña.

mar2.jpg

Toda el agua, desnuda,
tendida sobre el tiempo,
pierde pie en la memoria
de la luz en el cielo.

 

Si el hombre debe callar,
cállese y cumpla su sino,
que lo que importa es andar.
Andar es sembrar camino
y morir es depertar.

Yo estoy pensando
en un país, como esta rosa
que día a día se me va alejando
desde la mano a un nuevo nacimiento.


 

Soledad, noche tras noche te construyo.